jueves, 15 de noviembre de 2012

DISTO... TORTI... ¿QUÉ?



Distonía cervical (o tortícolis espasmódica). ¿Os suena? Puede que no...

La ALDEC (Associació de Lluita contra la Distonia a Catalunya) define la distonía como "un síndrome neurológico caracterizado por contracciones musculares involuntarias, sostenidas y repetidas, de músculos opuestos, que causan movimientos espasmódicos o posturas anormales". Puede darse de manera generalizada, pero en este caso hablamos de una distonía focal, puesto que la alteración se focaliza en la columna cervical. Os dejo el enlace de la asociación para más información acerca de la sintomatología y tratamientos. Evidentemente el origen es desconocido, se sospecha de los ganglios basales, pero hay tantas estructuras afectadas que dificultan la investigación... 

El año pasado tuve la oportunidad de colaborar con ellos en un programa de reeducación funcional en el agua y os voy a contar un poco en qué consistía, para que tengáis alguna idea de lo que se hace a nivel de fisioterapia.

Por lo visto existe un método "específico" para ello (métodos por doquier...) desarrollado por J.P. Bleton, e incluso hay artículos y una guía que os dejo por si la queréis ojear.

Pues bien, lo que hacíamos nosotros era terapia en la piscina, pero seguía los mismos principios. Podríamos dividirlo en dos partes:

  • Relajación: al inicio y al final de la sesión
  • Trabajo específico. Cada persona con distonía tendrá afectada una musculatura en concreto y es muy importante saber eso para personalizar la terapia, saber qué movimientos hay que facilitar y cuáles hay que evitar. Básicamente nos centrábamos primero en trabajar el esquema corporal, que supiesen reconocer bien su línea media y llegar a ella desde cualquier posición (con ayuda de la vista para coger referencias al principio pero principalmente sin ella). Y a partir de ahí les enseñábamos a realizar el movimiento contrario a su patrón distónico (normalmente una combinación de los tres planos) y lo trabajábamos en diferentes posiciones, facilitando o dificultando la rotación. Otro aspecto a tener en cuenta es hablarles desde el lado contrario al distónico para fomentar este movimiento que les es más dificultoso y poco habitual. 

La terapia acuática ofrece muchos beneficios. En este caso, los más destacados son la disminución del dolor y los espasmos, una mayor conciencia corporal y también un mayor bienestar a nivel psicológico personal y social.



Para cualquier duda, comentario o información que deseéis ampliar, ya sabéis, más abajo tenéis espacio para comentar ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario