viernes, 7 de junio de 2013

ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA MUSCULAR EN PCI


El entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes con PCI es otra práctica habitual en neurorrehabilitación en la que la evidencia es un poco controvertida.
El efecto del entrenamiento de la fuerza en estos niños es menor de lo esperado, su musculatura no se hipertrofia como la de otros niños sin PCI y la activación muscular voluntaria es menor.

Existen 6 revisiones sobre este tema, la última con unos resultados interesantes:
Las 5 revisiones anteriores mostraron resultados positivos pero esta última no. ¿Y por qué? Pues porque en las anteriores se incluían todo tipo de ensayos (que podrían haber hecho sobrevalorar los resultados) y en esta última sólo se incluyen ECAs.
En ésta incluyeron 6 ECAs de calidad moderada y valoraron la efectividad de los ejercicios de fuerza (estimulación eléctrica y ejercicios de resistencia progresivos). No observaron mejoras en la fuerza muscular aunque sí mayores puntuaciones de la GMFM que no fueron clínicamente relevantes.

De aquí se comentan 3 cuestiones:
  • La mayoría de chicos incluidos en los estudios tenían estadíos I y II de la GMFCS, es decir eran capaces de andar. Animan a que se realicen estudios con niños en estadío III y IV que son los más afectados y puede que reaccionen diferente. Argumentan que pequeños cambios en la capacidad fisiológica de los niños con gran discapacidad pueden tener grandes efectos y por el contrario, grandes cambios en niños más capacitados pueden tener un efecto menor. 
  • No se han observado efectos positivos pero tampoco negativos. No aumenta la espasticidad, por lo que no recomiendan dejar de usarlos. Pueden ser útiles como mínimo para mantener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario